Los viajes de pesca son maravillosos y muy interesantes

IMG_6697

En el bullicio de la sociedad que vivimos hoy, buscamos pasar tiempo con las personas que amamos y apreciamos, probamos diferentes actividades que nos llenen, que nos hagan sentir vivos o a veces que nos ayuden a olvidarnos un poco de todo. Pero a veces todo esto no es suficiente.

Los que han descubierto el mundo de la pesca han descubierto también una experiencia maravillosa que seguirá con ellos mientras vivan, porque han aprendido a conectarse con ellos mismos, con su interior, mediante una técnica que muy atrás en el tiempo se desarrolló para sustentar a la familia.

La concentración que se desarrolla al pescar, la atención, la paciencia, el aprendizaje de los lugares que atraen a nuestras presas y el respeto que entendemos que debemos tener hacia esa naturaleza que nos otorga sus preciados bienes, son cualidades humanas que pocas actividades ayudan a potenciar tanto como la pesca.

La interacción con el medio natural es un atributo casi exclusivo de la pesca frente a otras actividades deportivas o al aire libre, que si bien muestran el valor natural y estético del paisaje, no permiten esa interacción, sino que son una simple contemplación, seguimos siendo observadores, visitantes temporales. Elegir el lugar perfecto, el ritual de la preparación de los aparejos de pesca, esperar el momento perfecto… En la pesca hay un diálogo, una respuesta a cada acción, un desafío, una lucha ancestral que nos llama como ha ocurrido durante toda la historia de la humanidad a excepción de sólo estas últimas décadas. En palabras de Herbert Hoover: “La pesca es mucho más que los peces. Es una gran oportunidad de poder volver a la simplicidad de nuestros antepasados”.

Los viajes de pesca nos llevan hasta esos lugares, a menudo casi vírgenes, donde casi nos olvidamos de que venimos de un mundo a veces demasiado opresivo. Nos dan la oportunidad de conocer esos paisajes de ensueño que pensábamos ya desaparecidos. Para muchos de nosotros, es una oportunidad de ser quienes realmente somos. Sólo en esos confines del mundo es donde realmente sentimos que todavía nos queda capacidad para sorprendernos y aprender.

Para los amantes de la pesca, visitar la Patagonia Argentina es una historia increíble, ya que sus lagos y ríos cuentan con una riqueza fabulosa donde podrá encontrar gran variedad de peces como salmón, truchas arco iris, marrones y fontinales.

En la población de Paraná y Entre Ríos podrá pescar armado criollo, dorado, patí, sábalo, bagre amarillo y lenguado. Si luego de encontrar esta riqueza quiere probar suerte pescando fortuna en Argentina no deje de visitar Lucky Nugget donde enriquecerá su bolsillo y sus sentidos.